Hola mundo

Hola a todos, os damos la bienvenida a este nuevo blog de Antiterapia, donde todos podreis disfrutar de árticulos, nóticias y novedades.

Empezamos este blog con el prólogo del próximo libro de Jose Luis Godoy Muelas titulado Antiterapia y paradigmas. También deciros que el dia 21 de Septiembre a las 11:15 de la mañana tendra lúgar una conferencia sobre Antiterapia y paradigmas en el palacio de congresos del paseo de la castellana nº 99, no hace falta deciros que estais todos invitados. Para más información podeis visitar la página de la feria www.econatural.es

Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en el centro de la misma colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de plátanos.

Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo.

Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir a la escalera, los otros no paraban de golpearle.

Pasado algún tiempo, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de los plátanos.

Entonces los científicos sustituyeron uno de los monos.

La primera cosa que hizo el nuevo mono, fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros monos, quienes le dieron una tremenda paliza.

Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera aunque nunca supo porque le pegaban).

Un segundo mono fue sustituido y ocurrió lo mismo.

El primer mono sustituido participó con entusiasmo de la paliza del novato.

Un tercero fue cambiado, y se repitió el hecho, lo volvieron a golpear.

Un cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue sustituido.

Los científicos quedaron entonces, con un grupo de cinco monos que, aún cuando nunca recibieron un baño de agua fría, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas.

Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a quien intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

“No se. Las cosas siempre se han hecho así, aquí”

Al comprender este relato tenemos la sensación de poder relacionar con él muchas historias que creemos haber vivido. Sucesos que han marcado nuestras vidas generaNdo experiencias que guardamos como nuestras, sin entender como han podido ocurrirnos a nosotros, pues en realidad no son como sentimos que somos.

Son tan importantes por lo chocante e intensas que nos parecen, que pasan a formar el mapa de nuestro pasado, por lo que condicionan nuestro presente y por lo tanto nuestro futuro, pues son formas de hacer que repetimos o intentamos evitar, con lo cual siempre están ahí.

Son prejuicios grabados a fuego que nos invitan a repetir, huir, o distorsionan una libre elección ante los nuevos acontecimientos que tengan algo que ver o sean por lo más remoto parecidos.

Nos podemos haber sentido el primer o el último mono, siendo el final de la experiencia un recuerdo desagradable y tan estresante que los incorporamos desordenadamente a nuestro archivo de datos.

Marcan tanto nuestro pasado que los consideramos como parte de nuestro yo: yo hice, a mi me paso, sin embargo no quise, no fui yo…

Cuando sufrimos por los resultados de nuestro mapa intentamos cambiarlo con todo tipo de terapias, psicoterapias, sistemas de creencias o golpes de pecho, porque en realidad empezamos a comprender que condiciona nuestra identidad, que nos repetimos sufriendo, con ira o cualquier otra emoción almacenada, es decir aprendida.

Cuando el suceso lo hicimos siendo el primer mono, el pionero, la respuesta de la comunidad fue tan exagerada y poco agradable que tuvimos que atacar o defendernos, no había opciones. Resultado, cada vez que queremos ser pioneros hay un recuerdo de las muchas primeras veces que lo intentamos.

Cuando nos tocó ser el segundo, vimos un suceso que rápidamente repetimos grabándolo en nuestra memoria para las nuevas ocasiones. Estábamos con el grupo, teníamos razón, contábamos con su aprobación.

Y las veces que fuimos los monos que no sabían de la primera historia nos tocó repetir un sistema de creencias sin saber por qué. Nos incorporamos al grupo de una manera muchas veces no deseada, pero con el apoyo del resto, consintiendo, actuando muchas veces por evitar conflicto o por miedo de ser rechazado o abandonado.

Si observamos nuestro comportamiento, estamos repitiendo este sistema desde que nacemos. Copiamos sistemas aprendidos de nuestros padres intentando agradarles repitiendo sus esquemas, al igual que ellos hicieron lo mismo con sus progenitores.

Aprendemos a vivir la realidad que nos enseñan nuestras experiencias, estando condicionados por ellas.

Supuestamente llamamos realidad a hechos que visto desde otra perspectiva son de otra realidad absolutamente diferente, y el resultado de todo esto suele no ser siempre agradable, de hecho genera mucho sufrimiento siendo este el camino que marca una parte importante de nuestras vidas: sufrimiento, dolor, miedo o miedo al dolor.

Nada es verdad ni mentira, todo depende, del cristal con que se mira…

La realidad de cada uno va a estar marcada por un suceso, la manera de percibirlo, la emoción con la que lo vivimos, y la energía entre los participantes. (Entre otras cosas)

Cualquier suceso que vivimos, cuando cambia uno de estos parámetros, la experiencia va a ser diferente, por lo que lo vamos a vivir, y por lo tanto, recordar absolutamente de otra manera. Veamos:

El mismo hecho percibido estando cansado, tenso, con sed, etc., va a cambiar.

Si tenemos miedo, ira, etc., no va a ser lo mismo.

La energía que el suceso en sí genera puede ser en exceso o defecto, otro parámetro que cambiará todo lo vivido.

Visto así podemos decir que:

Un SUCESO + una percepción + una emoción + una energía =  SUPUESTA REALIDAD

El conjunto de estas supuestas realidades es lo que configuran el mapa de nuestras vidas, siendo la brújula lo que llamamos identidad.

Si esto es así para uno mismo, ¿como son nuestras relaciones sociales o familiares?¿que pasa entre las parejas?

Los problemas de pareja y el sufrimiento que conllevan han sido siempre una carga para los humanos, y mucho más en estos tiempos “en los que creemos que podemos elegir”. Son problemas que nos atañen a todos y que tarde o temprano nos encontramos con ellos, recurriendo a formas de arreglarlos que no han funcionado ni funcionarán, es decir intentando arreglas el mapa conocido con herramientas conocidas que posiblemente hayamos aprendido con realidades distorsionadas.

Un aforismo Zen nos dice:

Si el objetivo de tu espíritu es el estudio de tu propio espíritu, ¿como evitas la confusión?

Estudiar un mapa con las herramientas y la identidad del mismo mapa no tiene solución.

Preguntarle al primer mono, el mono pionero, por qué recibió la paliza, no tiene solución. El porqué hay que pegar a los monos que tocan la escalera para subirse tampoco tiene respuesta, pero se hizo una ley de transmisión. con razón o sin ella va a seguir sucediendo lo mismo.

Estas leyes de conducta son paradigmas aprendidos que nos van a imposibilitar vivir otro mapa si tenemos en cuenta lo que vivimos.

Pero ¿Como no lo vamos a tener en cuenta? diría la razón.

Hasta ahora era importante recordar nuestro pasado e intentar arreglarlo o modificarlo y por ello nos condicionaba. Hacemos todo tipo de terapias para evitar sufrir por algo que guardamos como un recuerdo, cuando posiblemente ni sucedió o sucedió de una manera que no es la que recordamos, puesto que no tenemos todos los parámetros.

Reconocer que nuestra identidad esta absolutamente condicionada y que hay que recuperar nuestro “ente”, nuestra entidad, el que realmente somos, es una tarea que podría parecernos un imposible, un ideal, pero basta buscar las palabras de los maestros para oír “hasta que no seáis como niños no entrareis en el reino de los cielos” para darnos cuenta de que no es un tema tan novedoso.

¿Como saber quien somos?. Esta sería la clave. Desvelaría respuestas del porque el primer mono o el último comprenderían y no tendrían que sucederse constantemente igual por las leyes de la repetición.

Tener una clave para saber donde, cuando o cómo hicimos un estrés que se ha mantenido durante toda nuestra vida, sería como la puerta para ser como niños.

¿Por qué no encontramos esa clave?

Sencillamente, por que la buscamos en lugares no adecuados. La buscamos en la mente con la razón, cuando deberíamos buscarla en donde se producen las condiciones propias para que vuelva a repetirse la posibilidad de que suceda lo mismo: en el cuerpo.

El cuerpo guarda toda la información para los nuevos acontecimientos, mucho antes de que la mente pueda dar parámetros a la razón para explicar o poner palabras a algo, ya ha terminado de suceder hace tiempo.

Antes de que vaya a suceder algo, el cuerpo está dando múltiples informaciones para prepararse a los acontecimientos. Esto lo sabemos todos y le llamamos intuición, percepción, etc.

El cuerpo va a tener una forma de actuar antes de que suceda un estrés: incrementará la circulación, respiración, pondrá alerta sistemas, anulará otros menos importantes, todo ello con una velocidad impensable para los ordenadores actuales y en milesimas de segundo antes de que suceda el acontecimiento.

Antes de oír un ruido, parece que lo sentimos, antes de caernos, antes de que alguien se acerque, antes de … nuestro cuerpo ya sabe y se prepara, después de esto sucede y más tarde se analiza.

Comprender este proceso cambiaría todo lo dicho anteriormente: la excitación del mono pionero para subirse a por los plátanos no tendría nada que ver con el cogerlos, que sería otro suceso, ni con las poco gratas “caricias” que vendrían después.

Si el mono pudiera comprender los diferentes procesos, no guardaría recuerdo del resultado del último proceso, sino el conjunto de ellos, teniendo una posible elección para otro intento de ser pionero.

No comprender que cada momento es diferente, implicaría que cada vez que sea pionero puede recibir la misma respuesta del grupo.

Si analizase la situación con su psicoterapeuta en un principio le contaría cualquier cosa que ha dado como resultado la tremenda paliza propinada por sus congéneres. Esto sería un análisis racional desde la mente, obteniendo otro análisis por parte del profesional de turno.

Veamos en cambio el resultado de preguntar al cuerpo cada una de las acciones: Ver los plátanos, el deseo de cogerlos, el acercarse a la escalera, el subir, hacerse con ellos, bajar y acto seguido recibir cariñosas muestras de desacuerdo.

Tener un test para cada uno de estos momentos puede dar un resultado diferente del primer caso.

El cuerpo guarda cada información de como se produjo y de lo que pasó, sencillamente tenemos que ponernos en situación, pensarlo, sentirlo, etc. y comprobar con los diferentes test que existen para el cuerpo las posibles variaciones que puedan existir.

Contamos con muchos test para realizar este proceso: posturales, kinesiologia, cadenas musculares, de movimiento, pulsos, test dinámicos, etc

Al poner a la persona en situación observamos en que momento se produce algún cambio en nuestro test, indicándonos el momento donde su cuerpo guarda un fiel reflejo aprendido de algo que no procesa bien.

Cuando tenemos una respuesta que se muestra con algún cambio en nuestro test, indica que es un momento en el cual el cuerpo no tiene opción para hacer UNA LIBRE ELECCIÓN por lo que tendrá que recurrir a hacer “lo que pueda para salir de la situación”.

Hará algo con estrés, con cosas mal aprendidas para salir de él, con reacciones imprevistas, etc.

A estos momentos le llamamos: realizar las cosas con una INCAPACIDAD APRENDIDA, que luego procesaremos mentalmente con una RAZON también aprendida, repitiendo este tipo de suceso a lo largo de nuestra vida hasta la saciedad, llamando a este personaje que es como nos mostramos, identidad, carácter, etc.

Las terapias convencionales, filosofías, sistemas de creencias, religiones, etc. intentan arreglar lo que el individuo muestra y cuenta, siendo esto, como acabo de explicar algo imposible de trabajar.

Buscar donde se produce estrés, los momentos donde el cuerpo se queda sin capacidad de elección, los pequeños fusibles o procesadores que utilizamos constantemente para todas las situaciones y cambiar de alguna manera su incapacidad aprendida es otra opción a tener en cuenta.

Estos fusibles los encontramos en diferentes sistemas, buscar donde se producen y cambiar algo de ellos puede ser suficiente como para que la persona obtenga una diferente capacidad de elegir en la próxima ocasión: SUFICIENTE PARA CAMBIAR EL MAPA.

Para ello dependiendo de la formación del terapeuta se pede buscar dentro de: sistema simpático, parasimpático, sistema eléctrico (meridianos), sistema químico, esquema corporal, etc.

Este nuevo concepto en todos los sistemas del cuerpo me hizo algunos años cambiar la palabra Terapia por la de ANTITERAPIA, pues no vamos a dar una solución para cada cosa o situación que trae la persona, sino que vamos a cambiar posibles elecciones, con lo que la persona se SUCEDERÁ diferente, cambiando en muy poco tiempo su mapa, su vida, y comprendiendo que todo lo pasado, sucedió, pero que podría haber sido otra cosa “también”. Que liberación.

La ANTITERAPIA entendida de esta manera libera desde un principio con sólo conocer el concepto. Que liberador saber que podríamos haber actuado condicionado por … no haber bebido agua ese día y nuestro cuerpo no tenía capacidad según los chinos en el movimiento formado por riñón – vejiga, por lo que nos producimos con exceso de … o carencia de … miedo, celos, energía, huesos, etc. O por no haber tomado algo de vitamina C, que como sabemos no podemos sintetizarla y hay que tomar algo diariamente desde el exterior.

Que habría sido de aquella pareja de la que estuve enamorado si nos hubiéramos sucedido diferente…. Si hubiera sabido que repito actitudes y sistemas de creencias de mis abuelos no hubiera ocurrido…

La ANTITERAPIA surge como un nuevo concepto y como siempre digo en mis seminarios, obras son amores y no buenas razones. Cambiar el ángulo de poder observar  nuestro mapa, muchas veces es una solución. Si es así, tiene sentido el esfuerzo.

Jose Luis Godoy Muelas

Compartir Artículo En

15 Comentarios

  1. Ameno, extenso, formativo,……..
    animo José Luis, este blog, puede ser para tus hinchas, de colección.

    Enviar Respuesta
  2. Deberías tener en cuenta que las emociones y el trabajo de psicología hasta ahora es necesario para trabajar con las personas.

    Enviar Respuesta
  3. La psicologia en toda su extensión puede y de hecho ayuda a miles de personas. El ordenar el mundo de las ideas y la razón ha dado todo tipo de frutos y la antiterapia surge para ayudar en los puntos negros de la psicologia, donde esta no llega, y donde no le presta atención el psicoterapeuta por la limitación de los medios de comunicación con el paciente.
    Sabemos que uno de las mayores limitaciones es la capacidad de procesar información, y es aquí donde la antiterapia empieza a funcionar.
    En sucesivos artículos intentaré darte ideas para que la incluyas en tus trabajos.
    Gracias

    Enviar Respuesta
  4. Gracias por poner esta informacion me ha dado que pensar de lo que me pasa a mi y pensar en positivo de que puedo solucionar lo que tengo gracias

    Enviar Respuesta
  5. Precioso el relato y muy interesante todas las “antiterapias”. Cada vez estoy más convencida de que hemos de volver a todo este tipo de técnicas pues las actuales nos han automatizado como a los monos.

    Enviar Respuesta
  6. Dicen que cuando el alumno está preparado, aparece el maestro. En mi caso y hasta ahora ha sido asi.
    La puerta hacia la autosanación se me abrió hace algunos años a través de la Kabbalah, desde entonces, poco a poco, con muchísimo trabajo y porque no decirlo con mucho valor empecé a cambiar, y mis cambios se manifestaban en mi entorno. De tal manera que se produjeron cambios importantes en mi vida.
    En este estado llegué a los cursos de José Luis y con la información que iba recibiendo, llegó sin darme cuenta, el momento decisivo en mi vida.
    Dejé morir mi/s personaje/s, se me abrió el corazón y nació el ser de Luz que todos llevamos dentro.
    No puedo expresar con palabras lo que se siente al poder AMAR, precisamente por eso, porque es algo que se siente y sale de lo mas profundo de tu ser.
    Gracias, de corazón.

    Enviar Respuesta
  7. Hola José Luis. yo he sido tratada por ti y gracias que te encontré. en fin, no he notado esa liberación de la que hablas. quizás pequeños destellos. y tampoco mi vida ha cambiado espectacularmente, quizás en pequeñas cosas. no sé, me interesaría saber si se puede volver atrás, es decir si después de todo se puede volver a la primitiva incapacidad aprendida o una vez que nos hemos tratado esta desaparece aunque puedan surgir otras nuevas…. Por supuesto aprovecho para darte las gracias por todo lo que has hecho por mí.

    Enviar Respuesta
  8. hola josé luís

    gracias por el blog y gracias por ayudarme a empezar a cambiar de mapa… aunque el camino sea largo, ya he empezado a dar los primeros pasos. temblad!!!

    y gracias también a nines, por haberme llevado a estos parajes.

    salud y un abrazo

    Enviar Respuesta
  9. El mapa no es todo el territorio. Hay veces que para recuperar la percepción de todo el territorio no conviene gastar ni un poco de energía más en el mapa, puesto que ya lo conocemos y sabemos que nos requiere (nos da, entretiene, …).
    Solemos entretenernos con preguntas del tipo ¿que me pasa?¿que me sobra? ¿como solucionar …? perdiendo la referencia real de lo que buscamos. Intenta preguntas del tipo: ¿QUE ME FALTA? ¿QUE NECESITO?

    Enviar Respuesta
  10. Hola, gracias a Tí y a Mí (lo se desde hace poco, antes me culpaba), pero en estas palabras sobre todo a Tí, por acompañarme y mostrarme que puedo ser quién soy, que puedo pensar lo que pienso, que puedo sentir lo que siento, que puedo correr mis propios riesgos y por mostrarme que tengo que ocuparme en buscar lo que necesito. Aunque sigo luchando, sobre todo con mi cuerpo por conseguir esto “salud”. Gracias por acompañarme a poder salir de mi personaje o identidad para poder encontarme con mi entidad.

    Aunque todo esto ya lo había leido en libros y/o escuchado en muchas ocasiones, en tu compañía, te conozco desde hace dos años, esto se hace realidad día a día, poco a poco y otras veces con suma rapidez.

    También gracias por permitirme estar, ganando también y poder comenzar a elegir.

    Por último también gracias por permitirme decir esto que a muchos no nos han contado en muestras casas, así como tampoco se lo contaron a nuestos padres.

    Un abrazo

    Enviar Respuesta
  11. Gracias Jesus.
    Creo que es la palabra mágica, el mantra más sencillo, la palabra más humilde y el encuentro más sereno.
    Tu ganancia es la mía, gracias por permitirme estar en tu presente.
    Un abrazo.

    Enviar Respuesta
  12. Hola a todos!
    Siento colarme en este sitio tan especial, donde veo que intercanvian energias positivas cantidad de terapeutas i personas afines a estas concepciones de la vida. Lo mio es solo una pequeña consulta a la que remirando en internet no puedo autocontestarme: ¿Donde podria encontrar un buen terapeuta/kinesiologa afin a la antiterapia en Tarragona o a lo sumo Barcelona?

    Gracias de todo corazon!

    Enviar Respuesta

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>