EL SENTIDO DEL TACTO


El sentido del tacto (mecanorrecepción) es aquel que nos permite percibir cualidades de los objetos y medios, como la presión, la temperatura, la aspereza, la suavidad, la dureza, etc. En el ser humano se considera uno de los cinco sentidos básicos.

Nos mantiene en constante contacto con la realidad, mientras la vista, depende de los ojos; el oído, de los órganos auditivos; el olfato, de la nariz; y el gusto, de la lengua; el tacto, en cambio, se extiende por toda nuestra piel. La mano humana es un maravilloso instrumento, del que se ha calculado que es capaz de realizar unos 300 millones de posiciones potencialmente útiles con solamente sus cinco dedos.

El sentido del tacto se halla principalmente en la piel, órgano en el que se encuentran diferentes clases de receptores nerviosos que se encargan de transformar los distintos tipos de estímulos del exterior en información susceptible de ser interpretada por el cerebro.

Los principales receptores nerviosos encargados de realizar esta función son los corpúsculos del tacto y los corpúsculos o discos de Merkel. Los corpúsculos son células nerviosas especializadas en ello y están situadas en diferentes capas de la piel y son:

  • Corpusculos de Meissner: se encuentran en áreas sensibles como los labios, las yemas de dedos, los pezones, la palma de mano y especialmente en las zonas donde no hay pelo. Están asociados con la capacidad de leer el lenguaje Braille o disfrutar de un beso. Permiten reconocer la zona del cuerpo tocada y permiten identificar la textura de los objetos que actúan como estímulo. Estos receptores fueron descubiertos por un médico alemán llamado Georg Meissner a quien deben su nombre.
  • Células o discos de Merkel: son células capaces de actuar como receptores sensitivos ante la presión. Están concentradas predominantemente en las palmas de las manos y en las plantas de los pies.
  • Corpúsculos de Pacini: están ubicados en la zona profunda de la piel, sobre todo en los dedos de las manos y de los pies, pero son poco abundantes. Son los que responden al grado de presión y a las vibraciones que sentimos. Nos permiten darnos cuenta de la consistencia y peso de los objetos y diferenciar si son duros o blandos.
  • Corpúsculos de Ruffini: Son terminaciones nerviosas, receptores de calor, alargadas y sensitivas que se hallan distribuidas en la dermis y en la región subcutánea.
  • Corpúsculos de Krause: son los encargados de registrar la sensación de frío que se produce cuando entramos en contacto con un cuerpo o un espacio que está a menor temperatura que nuestro cuerpo. Se encuentran extendidos por todo el cuerpo y en el tejido submucoso desde la boca hasta la nariz, los ojos, los genitales, etc.

El tacto es el gran desconocido que ya empieza a tener “sentido”

Maria Jesus

Compartir Artículo En

1 comentario

  1. Me apetece un masaje de esos y mucho!!!

    Enviar Respuesta

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>