La pareja. Como mejorar nuestra relación. Antiterapia

Saber que hombre y mujer aman, sienten, expresan y reciben absolutamente diferente es el principio para poder disfrutar de una relación que amplía el mundo conocido de uno mismo sumando la visión de la polaridad contraria.

La pareja es el espacio donde encontramos a otro ser que tiene una forma de comunicarse diferente, una tensión diferente y por tanto una forma de acercarse a los acontecimientos que es posible de prever y razonar, pero nunca entender del todo. No tenemos su hormona…

Una comunicación correcta en las distancias cortas necesita tener un centro muy estable. Un centro desde donde recibir “las informaciones que recibimos del enemigo o aliado (depende del día)” intentando descifrar lo que quiere decir o está mostrando con su actitud o tensión. Una base de conocimiento de uno mismo desde donde intentar expresarle con palabras algo, buscando un tono correcto, todo ello claro está … SIN PERDER LA ESTABILIDAD, EL CENTRO, EL EQUILIBRIO, o cuando menos el humor.

Descubrir donde tenemos tensión, en el dar, en el recibir, en la forma en que nos mostramos dando o recibiendo es el primer paso, y para ello utilizamos el test de Antiterapia, el test del láser, la herramienta necesaria para saber cómo se muestra el cuerpo.

Una vez conocida la tensión, el camino del aprendizaje comienza despacio como un barco que inicia el movimiento, produciéndose un dinamismo que empuja a que se sucedan las 4 fases del conocimiento. Desde el reconocimiento de que hay una tensión, hasta cómo utilizar la energía que mantiene, en la dirección que elijamos, una vez descubierta la forma en que la estábamos utilizando.

La pareja como todo tipo de relación, tiene unos códigos que son importantes de conocer para podernos llevar mejor. Todos soñamos con la media naranja, pero sabemos que hay muchas horas en el día y es conveniente saber que no todo el día se puede tener la atención correcta y necesaria. Las hormonas, el trabajo o los sucesos cotidianos se encargan de movernos, de hacer que la vida se mueva, y en esa velocidad es necesario tener claras ciertas cosas para que no se produzcan historias que suceden en un minuto, en un choque frontal en el salón con daños a terceros.

Saber de esos códigos no es una limitación, como puede pretenderse en una igualdad reaccionaria, es una suerte porque podemos utilizarlos para un encuentro proactivo entre dos seres absolutamente diferentes.

Este es uno de los principales problemas por los que no se llega a tener pareja estable y muchos no llegan ni a conocerla.

Aprender de estos códigos, descubrir el estado con el que actuamos y saber como utilizarlos sin tensión cambia la forma de relacionarse, pasando de un estado de alerta a que se produzcan viejas tensiones a un estado de atención para evolucionar haciendo cambios en los momentos necesarios, para crear presentes agradables y disfrutar de los que crea la otra persona. Unos cambios que se aprenderán y utilizarán como recursos en la próxima ocasión. Una actitud de avance y consolidación en la pareja, lo que todos ansiamos, la plenitud en la dualidad conociendo lo que nos falta del mundo, la polaridad que solo la otra hormona puede “vivenciar”.

La pareja empieza por uno mismo. Conocer las tensiones que tenemos en el encuentro son vitales para crear presentes enriquecedores.

Una vez descubiertas, es posible cambiar la actitud o dirección de nuestro encuentro.

El seminario de pareja descubre a los asistentes muchas de las relaciones cotidianas que se producen con tensión sin que la persona lo sepa. Sucesos que mantenidos en el tiempo impiden a las personas vivir con más amplitud su relación.

Gracias por vuestra asistencia.

 

 

Jose Luis Godoy Muelas

www.antiterapia.com

www.kinesiologiaholistica.com

 

Compartir Artículo En

1 comentario

  1. Aprovecho esta publicación para agradecer a todo el equipo de Antiterapia estos años en los que estoy aprendiendo a conocerme y a permitirme estar con personas llenas de vida. Nombrar a Pablo Ganuza González, miembro del equipo de Antiterapia, por acompañarme durante todo mi crecimiento.
    Lo que gano en cada seminario, coach y consulta son un regalo para mí.
    Gracias por vuestro trabajo en conseguir ser la persona que soy ahora y que sabe que todavía tiene mucho camino por descubrir y por disfrutar.

    Vanessa Rodríguez García.

    Enviar Respuesta

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>