El diafragma pélvico determina en gran medida el bienestar corporal: Problemas y formas de trabajarlo

El diafragma pélvicoEl diafragma pélvico

“El diafragma pélvico forma parte de la regulación y adaptación físicas en funciones reproductivas, excretoras, circulatorias, estáticas y de movimiento.”

 

El diafragma pélvico es el conjunto de músculos que se encuentra en el fondo de la pelvis menor y que, como se comportaría un “cesto”, contiene y sostiene los órganos reproductivos y viscerales como el intestino grueso y la vejiga de hombre y mujer, manteniéndolos en su sitio y ayudando a que lleven a cabo sus funciones, como en el caso de la micción de la orina, la excreción de las heces del intestino grueso o las sensaciones sexuales de ambos sexos:

Reproductivos:

Mujer: útero, ovarios y vagina.

Hombre: próstata, conductos espermáticos internos, base del pene.

Viscerales:

Mujer y hombre: parte final del intestino grueso (colon sigmoide y ano), asas intestinales del intestino delgado, vejiga, uréteres.

Nervios y vasos:

Además de los órganos alberga los nervios y los vasos linfáticos y sanguíneos que regulan e irrigan dichos órganos; también tienen una influencia sobre la circulación y el tono nervioso de los miembros inferiores (varices, linfedema, celulitis, pesadez, molestias del ciático, etc.).

 

Los músculos que forman el diafragma pélvico se insertan sobre huesos como:

Hueso sacro: base de la columna vertebral, e, inteligentemente para los osteópatas: “llave” del cuerpo, más específicamente, del sistema de articulaciones y fascias del cuerpo, ya que un mínimo cambio en él provoca que el resto articulaciones y tejidos miofasciales corrija y adapte su posición para equilibrarse de nuevo.

Huesos iliacos: relacionados directamente con la manera en que se hace el apoyo del miembro inferior sobre el suelo poniendo a prueba a la estabilidad y, en consecuencia, el grado de gasto de energía (economía corporal). Además, son las paredes laterales del contenedor de vísceras, y del feto dentro del útero, que es la pelvis en general.

 

Debido a estas relaciones con nervios, vasos, músculos, huesos y articulaciones, el diafragma pélvico forma parte de la regulación y adaptación físicas en funciones reproductivas, excretoras, circulatorias (órganos y miembros inferiores), estáticas y de movimiento; y dependiendo de su estado será clave en la economía corporal ya que puede mejorar o empeorar la capacidad del cuerpo para realizar los cambios necesarios de manera que se den las funciones mencionadas dentro de un gasto de energía y comodidad (sensación de esfuerzo adecuada y justa sensibilidad o no dolor) óptimos.

En el caso de no poder ser así y de que el diafragma pélvico se encuentre, desde el punto de vista físico, o sea, de un sistema miofascial, tenso y/o sin el tono correcto para funcionar o responder a las demandas del resto del cuerpo con normalidad (incapaz de adaptarse sin esfuerzo o excesivo gasto de energía e incomodidad o tensión), se pueden dar casos de signos y sensaciones desagradables y de mala función.

Por esto es por lo que es interesante desde el punto de vista osteopático y *holístico trabajar y mejorar su tensión y capacidad de respuesta adecuadas en casos de (*en el fondo no importa el tipo de herramienta, todo es igual cuando se tiene un principio o fundamento general aplicable):

Problemas circulatorios del miembro inferior y la pelvis:

  • Hemorroides.
  • Estreñimiento.
  • Varices, “arañas”, etc.
  • Molestias en la zona de ingle, vejiga y útero.
  • Sensación de pesadez de piernas o pélvica.
  • Congestión linfática en miembros inferiores y órganos pélvicos.
  • Calambres y espasmos miembro inferior y órganos de la pelvis.

Problemas urogenitales:

  • Infección de vejiga.
  • Incontinencia urinaria.

Problemas en la mecánica o estructura corporal:

  • Escoliosis.
  • Lumbalgias.
  • Problemas discales.
  • Ciáticas y pseudociáticas.
  • Esguinces crónicos y de repetición en tobillos.
  • Dismetrías no anatómicas en los miembros inferiores (pierna larga, pierna corta).
  • Anteversión y retroversión pélvicas (son una fuente de problemas sobre todo o de manera especial en la mujer debido a las situaciones propias de esta: ciclos menstruales, parto, gestación, peso de los hijos, etc.).
  • Problemas de boca (la articulación de la boca: ATM es el último lugar donde se intentan adaptar las tensiones llegadas del resto del cuerpo en un intento de equilibrar las fuerzas internas y externas que buscan adaptación desde sus medios interno y externo, y forma una parte importante en el equilibrio cervical y general por la posición y situación de la cabeza, los oídos y los ojos).
  • Exceso de curvaturas anterior y posterior de la columna vertebral (hipercifosis o hiperlordosis.).

Problemas en la esfera genital:

  • Sequedad vaginal.
  • Problemas de fertilidad.
  • Picores genitales (vasos y nervios).
  • Dificultades en la gestación y en el parto.
  • Infecciones urogenitales debido a la mala vascularización y limpieza de órganos y mucosas.
  • Impotencia (cambios en la posición de los vasos y nervios que atraviesan el pubis pueden provocar este tipo de alteraciones).
  • Problemas menstruales con cambios en la sensibilidad, sangrado y frecuencia.

Problemas hormonales:

  • El quistes en los ovarios.
  • Producción de estrógenos.
  • Menopausia con un exceso de sofocos, cansancio, pérdida de minerales, etc.
  • Pérdida o alteración del sueño (glándulas hipófisis, hipotálamo, pineal, tienen una relación directa con las tensiones pélvicas a través de la duramadre y los huesos del cráneo; ver las relaciones sacrocraneales y terapia sacrocraneal).

Problemas digestivos (eliminación):

  • Estreñimiento.
  • Disbiosis intestinales.
  • Congestión abdominal.

También es importante evaluar el diafragma pélvico:

  • Antes del embarazo.
  • Durante y después del parto.
  • Tras golpes y accidentes.
  • Después de intervenciones quirúrgicas.
  • Tras infecciones por hongos (cándida), bacterias, etc.
  • Después de periodos con el DHIU o el anillo vaginal.
  • Ejercicio intenso o especialmente traumático para la zona: hípica, esquí, piragüismo, deportes de contacto, etc.).

 

Técnica de corrección de el diafragma pélvico:

Parte del cambio del exceso de tensión de este, y uno de los métodos más adecuados es la presión con uno o varios dedos sobre puntos determinados que normalmente coinciden con puntos gatillo (pequeñas zonas de superficie especialmente sensible y reactiva entre las fibras del músculo o el ligamento, de entre 0,5 cm y 1,0 cm de tamaño).

De esta manera se dan cambios en la tensión y la sensibilidad que se hacen acompañar con el movimiento del tejido hasta que el mismo cuerpo muestra que es suficiente y el terapeuta con su percepción (entrenado para el caso), detecta que estos desaparecen (para saber más sobre el trabajo del terapeuta y la comunicación con el cuerpo, se recomienda ver información sobre el método de Antiterapia y su valoración de cambios en el cuerpo gracias a los tests de biofeedback).

Cuando hay una falta de tono se pueden llevar a cabo ejercicios para el aumento de este, siempre y cuando se haya procedido a mejorar el terreno o las condiciones que hacen que el diafragma haya perdido esta capacidad; sí no es así, y existe una problema de fondo, por ejemplo: un problema de nutrición, de cicatrices o de pH, los ejercicios igual que otros métodos de trabajo quizá no tengan efecto; por esto es recomendable valorar y mejorar el terreno antes de llevarlos a cabo o iniciar cualquier otra técnica.

Siempre que sea adecuado, se puede acompañar el trabajo con técnicas manuales de limpieza, de mejora de la circulación y “posición” viscerales (osteopatía visceral) y de esta manera añadir al tratamiento de el diafragma pélvico una corrección que optimice su parte interna.

Para los nervios que lo regulan y que proceden de la zona lumbo-sacra, sería igual: mejorar su estado de manera que mejore el diafragma pélvico.

 

David González Valderrey.

Osteópata y miembro del equipo de monitores de Antiterapia.

 

Compartir Artículo En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>