Las Glandulas Tiroides y Paratiroides

Las Glandulas Tiroides y ParatiroidesLas glandulas tiroides

La glándulas tiroides se localiza en la parte anterior del cuello, en sus laterales y por la parte posterior de la misma, se encuentran las glándulas paratiroides.

Las glándulas Tiroides y paratiroides crean un equilibrio en el que el comportamiento de una tiene que ver directamente con la de la otra; por ejemplo:

  • La tiroides añade calcio a los huesos que, como es normal, previamente ha tomado de la sangre.
  • Las paratiroides compensan la falta de calcio en sangre, esencial para el funcionamiento del sistema nervioso, extrayéndolo de los huesos cuando este es escaso.

Es importante reseñar la importancia de la relación que existe entre estas glándulas y las glándulas de hipotálamo e hipófisis (situadas en la cabeza).

Las glándulas tiroides y paratiroides trabajan para mantener el equilibrio de:

  • El crecimiento.
  • La temperatura corporal.
  • El desarrollo del sistema nervioso.
  • Los niveles fósforo y calcio en huesos y sangre.
  • El metabolismo (el índice basal: gasto de oxígeno celular según el  ATP que se quiere producir; establece la temperatura corporal).

Su función alterada puede provocar:

  • Depresión.
  • Irritabilidad.
  • Falta de fuerza.
  • Mala cicatrización.
  • Obesidad o falta de peso.
  • Desequilibrios hormonales.
  • Fracturas que no consolidan bien.
  • Falta de desarrollo corporal y mental.
  • Problema en el embarazo y desarrollo del feto.
  • Problemas de híper o hipo tensión arterial y venosa.
  • Falta o exceso de calcio y fósforo en sangre y huesos.

Si el cuerpo en general se encuentra en buen estado; esto quiere decir que la tensión y el gasto de energía con que se adapta al entorno son los adecuados para su supervivencia, crecimiento, aprendizaje, defensa, etc. Las glándulas tiroides y paratiroides puede que sufran un menor “sobreesfuerzo” de lo acostumbrado, y por lo tanto, quizá cuiden correctamente de las funciones que le son propias durante más tiempo.

Para ello será interesante el cuidado de:

  • Energía.
  • Fracturas.
  • Emociones.
  • Exceso de trabajo.
  • Ciertas medicaciones.
  • Desequilibrio hormonal.
  • Estrés (emocional y físico).
  • Falta o exceso de ejercicio.
  • Enfermedades que causen agotamiento.
  • Embarazos dificultosos con cesareas en el parto.
  • Tóxicos como: metales pesados, derivados metabólicos, etc.
  • Carencias o excesos de nutrientes como yodo, vitamina c, etc.
  • Las incompatibilidades de ciertos alimentos que puedan provocar problemas en la misma.
  • Cicatrices (cuando no están bien son una fuente de estrés físico importante).
  • Ver si los tejidos de la rodean, dan soporte y nutren, como las fascias del cuello; los que se ocupan de su regulación nerviosa, como los nervios que parten de las vértebras cervicales; y las estructuras móviles cercanas, como el hueso hioides, la tráquea, el esófago y la ATM.

Para esto se puede acudir a los expertos y profesionales sanitarios y no sanitarios de las diferentes ramas del cuidado del cuerpo según corresponda: médico, fisioterapeuta, osteópata, nutricionista, Couching, entrenador personal, terapeuta emocional, acupuntor, etc.

 

David González Valderrey.

Osteópata, experto en biofeedback y miembro del equipo de monitores de Antiterapia.

Compartir Artículo En

Enviar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>