Inducción Miofascial

Técnica desarrollada en España por Andrzej Pilat que se basa en la recuperación de la movilidad del tejido que recubre y protege cada estructura, la fascia, permitiendo al órgano y sistema recuperar su funcionalidad.

Cuando el tejido conectivo pierde su equilibrio, las estructuras de alrededor ven mermada su funcionalidad, se reduce el riego sanguíneo, se comprimen los nervios y a los órganos les cuesta hacer su trabajo.

Mediante un estudio de la biodinámica de cada caso y técnicas profundas y suaves se consigue recuperar el equilibrio del aparato locomotor.

Esta técnica es muy importante cuando existen:

  • Grandes cicatrices:
    • Cesáreas
    • Episotomías
    • Histerectomías
    • Apendicitis
    • Operaciones de espalda
  • Desequilibrios del esquema corporal
    • Escoliosis
    • Latigazos cervicales
    • Esguinces crónicos
    • Hombros dolorosos y/o congelados
    • Síndrome del túnel carpiano
    • Neuroma de Morton