Recuperación post-parto

El cuerpo de la mujer está diseñado para el embarazo y el parto, pero es una situación muy exigente y lo somete a un esfuerzo muy importante.

Las actuales condiciones y hábitos de vida hacen que el cuerpo no esté todo lo preparado que debiera, por lo que es fácil que provoque problemas:

  • Episotomia
  • Grandes cambios de presiones
  • Desgarros
  • Daños al suelo pélvico
  • Varices
  • Epidural
  • Alteraciones del intestino
  • Hemorroides
  • Pérdidas de orina

Hoy en día se busca mantener unas condiciones de vida saludables, teniendo la mejor calidad de vida posibles, y eso requiere que el cuerpo se mantenga en sus condiciones ideales.

Después de un parto, el tratamiento y recuperación mediante técnicas manuales permite a la mujer una recuperación más rápida y una reducción de sus posibles secuelas a largo plazo.

Es conveniente, en la medida de lo posible, cuidar y preparar el cuerpo antes de un embarazo, esto puede evitar muchas complicaciones durante el embarazo y reducir sus posibles secuelas.