Reeducación postural

Consiste en recuperar la higiene postural, liberando los malos hábitos posturales y recuperando el buen funcionamiento de sus elementos.

La postura se produce como resultado de las adaptaciones a los estímulos de la vida diaria y a la gravedad.

A lo largo de los años, el cuerpo se va adaptando a una forma de vida y a las lesiones que van surgiendo:

  • Esguinces
  • Accidentes
  • Intolerancias alimenticias
  • Enfermedades
  • Gafas
  • Ortodoncias
  • Zapatos (tacones)
  • Deporte realizado
  • Profesión
  • Embarazos y partos

Las tensiones acumuladas acaban por dar un esquema “normal”, inconsciente, no lo notamos, ya que al ser progresivo nos acostumbramos sin darnos cuenta.

Estas adaptaciones generan zonas con poco movimiento y zonas que compensen con mucho movimiento, siendo muchas veces, cuando pasa el tiempo, fuente de problemas.

Regular la postura puede marcar la diferencia entre aliviar un síntoma o resolver un problema.